RoboCup 2013

Trás todo  el ajetreo de los exámenes, RoboCup, Euskal Encounter, y unas merecidas vacaciones queremos resumir como fue nuestra experiencia por Eindhoven.

Imagen

Después de cuatro años de trabajo en el grupo de robótica Doke y 2 participaciones en la Robocup a nivel mundial (Estambul y Mexico DF) representando a España, el pasado mes nos aventuramos en nuestra tercer y última competición en la categoría Junior de la RoboCup, probablemente la competición de robótica más importante a nivel mundial. Este año tocaba en Eindhoven, Países Bajos, nuestro robot iba bien preparado y con nuestra experiencia de los años anteriores teníamos buenas expectativas y muchísimas ganas de participar. Los preparativos previos a la competición fueron una locura, consiguiendo en el último momento una financiación por parte del ayuntamiento gracias a Ibone Bengoetxea, responsable de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Bilbaoy Bilbao Makers quienes gestionaron todo a contrarreloj, para que pudiéramos una vez más estar en la competición. Agradecer también pequeñas aportaciones que sin duda nos dieron ánimos y fuerzas para continuar durante todo el proceso.

Una vez todo preparado estaba en nuestra mano demostrar todo lo aprendido, la competición sucede durante 3 días, en los cuales se reparten 3 rondas por día, donde el robot deberá desempeñar un rescate simulado a través de una lata de refresco y un escenario con múltiples obstáculos por el camino. Nada más llegar vimos que la organización había optado este año, por exprimir al máximo el reglamento, dando lugar a escenarios muy complicados que sorprendieron a todos los equipos. Era hora de ponerse a trabajar, las modificaciones y ajustes previos son una constante en la RoboCup.
Sufrimos serias dificultades las primeras dos rondas por un sensor, dando lugar a un comienzo flojo con bajas puntuaciones. Pronto lo solucionamos al más puro estilo Maker reciclando el poco material del que disponíamos, y funcionó. La nueva configuración y todos los cambios que realizamos los primeros días para adaptarnos a las duras condiciones dieron sus frutos con mejores puntuaciones. Sin embargo y a pesar de nuestras previas expectativas Doke no pudo realizar ningún rescate completo, acabando la competición en mitad de la tabla. Un resultados mas que satisfactorio, dado el grado de dificultad y la progresión que logramos durante los 3 días. Este año como novedad todos los equipos participaron en SuperTeams, una prueba más en la que dos equipos se unen y cooperan para completar una nueva misión. Fue una gran experiencia donde pudimos trabajar en equipo con un grupo alemán. Los robots se comunicaron muy bien, y conseguimos realizar nuestra misión con éxito.A parte de la competición cada equipo debe realizar una presentación del proyecto ante los jueces para verificar que el trabajo fue realizado por los participantes, explicar su desarrollo y responder las inquietudes del jurado. Dada nuestra experiencia nos sentimos muy cómodos durante la presentación, explicando de manera ordenada los orígenes del equipo, sus actividades, el trabajo en el robot etc. Gustando tanto a los jueces que, por sorpresa, ¡nos otorgaron el primer premio en Presentación del Proyecto! Nos llenó de alegría y satisfacción y por fin logramos una mención del equipo durante la entrega de premios y nuestro primer trofeo.

En resumen fue una gran experiencia como despedida de esta categoría donde tanto hemos aprendido y disfrutado. Pudimos reencontrarnos con amigos de otros años y compartir con los demás participantes conocimientos y aventuras, sin duda un experticia genial. De nuevo nos gustaría agradecer todo el apoyo y la ayuda recibida desde el Ayuntamiento de Bilbao. Nosotros seguiremos trabajando y colaborando en este mundo de la robótica que tanto nos apasiona.

Acerca de Doke

Grupo de jóvenes aficionados a la robótica representantes de España en la Robocup Rescue Junior.
Esta entrada fue publicada en Eventos. Guarda el enlace permanente.